English

Français

Qué ofrecemos -- Clientes/Proyectos --
Pida presupuesto --
--
Traducciones --
Intérpretes -- Vídeo/Multimedia --
Adaptación software --
--
Glosarios --
Bolsa de trabajo --
Mapa web --

Atención telefónica:
915 353 671
Sistema de Calidad certificado por AENOR para la gestión de servicios de traducción según la norma ISO 9001:2008.
Vea nuestros procedimientos

Home
 
Hablamos su mismo idioma Contacto
Sugerencias


TODOS LOS IDIOMAS
La especialización y profesionalidad de nuestro equipo de traductores y correctores le garantiza una traducción perfecta. En todos los idiomas. En todos los temas.
COMPOSICIÓN Y MAQUETACIÓN
Solamente una empresa dedicada a la traducción puede garantizarle la máxima calidad en todos los textos de cualquier idioma de sus manuales, folletos y documentos y en la maquetación final de los mismos.
CALIDAD DE TRADUCCIÓN
Adecuación total del sentido del texto a la lengua de destino y corrección terminológica y semántica.
CALIDAD DE ADAPTACIÓN
Adaptación estilística del texto traducido en función del lector al que va destinado.
CALIDAD CERTIFICADA
Nuestro sistema de calidad es conforme a la norma ISO 9001:2008 y los procedimientos que seguimos para asegurar la calidad están auditados por AENOR y por IQNET (número de Certificado de Empresa 0591/2/00).


Consejos para conseguir una buena traducción:

1) Utilice siempre traductores nativos del idioma de destino. El conocimiento de un idioma no se limita a conocer palabras y expresiones. Es necesario estar inmerso en la cultura de la lengua a la que se traduce para que los textos tengan la fluidez y el estilo correctos. Por otra parte, las lenguas son vivas, es decir, están en evolución y se introducen constantemente nuevas palabras y expresiones que no figuran en los diccionarios y que solamente se pueden conocer mediante un acceso continuo a los medios de comunicación y a las relaciones personales con personas que hablan y escriben el idioma de destino.

2) Utilice siempre traductores que tengan un elevado nivel de formación en el tipo de texto que hay que traducir. Por ejemplo, un ingeniero estará más capacitado para hacer traducciones técnicas que un abogado y viceversa. Traducir no consiste simplemente en combinar palabras y frases en otro idioma. Es necesario entender completamente lo que explica el texto original.

3) Las traducciones deberán ser siempre revisadas por un experto en el país de destino de los textos.

4) Cuando prepare la maquetación para la imprenta de textos que hayan de ser traducidos a otros idiomas, en los cuales aparezcan tablas, gráficos, fotos, etc., es conveniente que tenga en cuenta en el espacio para los textos que algunos idiomas ocupan más que otros. Por ejemplo, si el texto original está en inglés, al traducirlo al español o al francés aumentará aproximadamente en un 15%.

5) Es conveniente que facilite, siempre que sea posible, a los traductores el archivo informático y que también se lo exija a éstos. De esta forma se evitan errores en el tecleo de textos y cifras y se agiliza el trabajo de los traductores y de los maquetadores.

6) Cuando tenga las pruebas de imprenta, es importante que éstas sean leídas por traductores distintos a los que realizaron la traducción original. De esta forma evitará que los traductores cometan los mismos errores. Si envía las traducciones a una empresa de traducción, exija que el servicio incluya la corrección de pruebas de imprenta por parte de personas distintas a las que realizaron la traducción.

7) Si el texto original tiene un carácter legal o supone algún tipo de compromiso para la empresa, exija que las traducciones sean certificadas por un traductor oficial.

8) Tenga en cuenta que las normas gramaticales de división de las palabras mediante guión son distintas en los diversos idiomas.

9) Los signos de separación de cifras pueden ser distintos en varios idiomas. Por ejemplo, el punto decimal en inglés se convierte en una coma en español, y la coma que separa los miles en inglés se convierte en un punto en español.

10) Algunas que parecen tener una traducción evidente no la tienen: por ejemplo, "billion" en inglés son mil millones en español, y billón en español son un millón de millones ("trillion" en inglés).